THE PRODUCERS

THE PRODUCERS: REGGIE LUCAS

Reggie Lucas

Reginald Grant “Reggie” Lucas, nació el 25 de febrero de 1953. Es un músico, compositor y productor musical americano. Conocido por ser el productor del álbum debut de Madonna en 1983. Lucas comenzó siendo guitarrista de jazz y R&B tocando para Billy Paul y luego para la banda de Miles Davis donde conoció al percusionista Mtume formando juntos un exitoso duo de trabajo. Ambos se unieron luego a la banda de Roberta Flack.

Luego Lucas decidió dirigirse por el camino de la producción musical y así logró el éxito con un Grammy por la canción “Never knew a love like this before” interpretada por Stephanie Mills en 1980. En 1986 Reggie Lucas funda el Quantum Sound Recording Studios en la ciudad de Jersey. Algunos de sus clientes incluyen a los Pet Shop Boys, Sepultura, Jodeci y Jeff Buclett. Como productor trabajó con Randy Crawford, Rebbie Jackson, The Four Tops, John Adams, The Weather Girls, Nicki Scotti. En la actualidad sigue trabajando en su estudio.

EL PRIMER DISCO DE MADONNA

Luego de lanzar el primer sencillo “Everybody” producido por Mark Kamins, la Sire Records, dedice comenzar a grabar lo que sería el material para el segundo sencillo y el disco debut de Madonna. Debido a los inconvenientes surgidos con la primera canción, ya que Kamins no tenía experiencia como productor musical, Madonna necesitaba alguien que de verdad pudiera ayudarla con las voces y el canto. El fuerte de Mark Kamins era la música pero no estaba preparado para trabajar con una joven que nunca había entrado a un estudio de grabación. Fue así como la Sire llama a Reggie Lucas, con la intención de darle a esa nueva artista “dance / new wave” un aire R&B; para ese momento, Lucas estaba teniendo un gran éxito junto a Roberta Flack y Stephanie Mills. Esto es lo recuerda del proceso de grabación junto a Madonna:

“Cuando Warner Brothers me llama para trabajar con Madonna, yo estaba teniendo mucho éxito. Parecía ridículo visto a la distancia, pero yo ya estaba establecido en la industria de la música y ella era practicamente nadie. Me encontré con ella en un pequeño apartamento del lado Este Bajo de New York. Pensé al conocerla que ella era vivaz, sexy e interesante. Tenía mucha energía.
Firmé para trabajar en su disco y por entonces ya había salido “Everybody” y estaba haciendo algo de ruido. Había vendido casi 100.000 copias y pensé “bueno, esta artista se está convirtiendo en alguien mucho antes de que yo comenzara a trabajar en su disco”. Fue lindo y estimulante eso.
Mucha de la gente cercana a Madonna y sobre todo de la compañia, no la comprendían y más que eso no la querían. Podías ver como criticaban su “bohemia”. Todo el mundo pensaba que ella estaba un poco loca y era algo ordinaria. No diría que era una chica “punk” pero solía usar pequeños shorts de hombres y camisetas con agujeros y muchos aros en las orejas. Sin embargo no era la persona más extraña que conocía. Yo trabajé son Sun Ra! Así que al estar con ese personaje, Madonna no me parecía particularmente de avant-garde.
Ella era pobre. Había pedido prestado el departamento de Jean Michel Basquiat, mientras él estaba en París. Pasamos como una hora y media en la primera reunión de grabación en la casa de Basquiat. Había cuadros de él. Nadie lo conocía aún. Tuvimos una experiencia divertida. No se la juzgaba mucho en ese entonces. Ella no era conocida y a nadie le importaba demasiado. Sí tenía un gran sentido de la dirección.
Madonna exudaba sexualidad y sensualidad. Ella podía insultar muchos, decir malas palabras, hablar en doble sentido. Ella era liberal así que uno tomaba esa energía cuando estaba junto a ella. Podías decir que ella iba a ser una gran celebridad si llegaba a alcanzar esa meta. Eso era lo que ella deseaba más que nadie. Siempre llegaba al estudio con biografías de famosos de los años treintas, cuarentas, cincuentas. Pasaba tiempo estudiando acerca de lo que quería ser.
Siempre daba lo mejor de sí en el estudio y muchas veces no de manera consciente. No era algo crudo y sin pensar. No es que ella intentaba vender algo “sexual” para aumentar las ventas de sus discos. Ella era así y se mostraba en su trabajo”.

reggie-and-mtume2-001_resized
Reggie Lucas y Mtume

Sobre “Borderline”:
“La canción tiene un estilo muy similar a “Never knew love like this before” (la canción ganadora de un Grammy en 1980 interpretada por Stephanie Mills y co-esctrita y co-producida por Lucas). Sobre todo al inicio, con la introducción del piano eléctrico de Dean Gant. Este fue el primer disco en el que usé una batería electrónica en lugar de un baterista. Y el bajo en esta canción es un sintetizador ARP 2600, pero el gran Anthony Jackson, tocaba conjutamente la guitarra electrica y casi ni se puede notar la diferencia”.

Sobre “Burning up”:
“Madonna es muy buena improvisando. En las canciones, en los puentes, en el inicio y final de los temas. Y cuando finalizaba “Burning Up” comenzó a jadear al ritmo de la música “uh, uh, uh”. En la cabina de grabación pensábamos que era fabuloso y la hicimos repetirlo una y mil veces. En la versión final del tema queda fabuloso”.

Sobre “Lucky star”:
“Ella estaba muy interesada en las guitarras. Era un instrumento que estaba aprendiendo a tocar. En “Lucky star” quisimos darle prioridad a las guitarras”.

Era conocido por todo el mundo, que Madonna nunca estuvo conforme con el resultado que Lucas había puesto al disco. Ella consideraba que él recargaba mucho los temas llenándolos de instrumentos y arreglos musicales, mientras que ella deseaba un sonido más claro y puro, más sencillo.
La relación entre ambos no terminó bien. Lucas terminó de producir los temas y pasó de inmediato a otro proyecto, dejando que Madonna hiciera lo que quisiera con el disco. Se notaba que Lucas había aceptado el trabajo más por obligación con la Sire. Madonna llevó su material a su novio “Jellybean” Benitez y este reversionó y remezcló todos los temas. El álbum estaba listo y Madonna, contenta. Madonna y Reggie Lucas no volvieron a cruzarse practicamente nunca más a lo largo de la carrera de ambos. Si bien, se sabe que Madonna no terminó con buena relación con el productor, el profesionalismo de ambos hicieron que siempre mantuvieran un cordial vínculo. El 19 de mayo de 2018, Reggie Lucas, falleció a los 65 años debido a complicaciones cardíacas, en New York. Su hija Lisa Lucas lo confirmó en su cuenta de Facebook: “Luego de una larga y dura batalla con su corazón físico (su corazón emocional estaba perfecto), fue llamado a casa. Ojalá hubiéramos estado más tiempo con él, pero dejó el mundo cubierto de amor, con sus manos arriba y rodeado de su familia. Estoy contenta de que él esté en paz ahora”. Nile Rodgers también demostró sus condolencias en su cuenta de twitter: “#RIPReggieLucas. Me acabo de enterar a través de su hija que mi viejo amigo, brillante guitarrista junto a mi amigo #MilesDavis y co-productor del primer disco de @Madonna ha fallecido. Mis sencieras concolencias para su familia y amigos”. Finalmente, como no podía ser de otra manera, Madonna ha expresa también su dolor en su cuenta oficial de Instagram, publicando una fotografía de Reggie Lucas y el texto: “muy triste al enterarme de que Reggie Lucas ha partido. Fue una parte importante de mi pasado musical”.


Reggie Lucas

“LA GRAN COMPETENCIA POR EL CRÉDITO DEL LANZAMIENTO DE MADONNA”

Por Chris Williams
27 Julio 2013

Reggie Lucas trabajó en el estudio con Madonna mientras grababa su auto-titulado disco, el cual ya cumplió 30 años. Pero él dice que no tuvo lo mejor de él.

El 27 de Julio de 1983, el mundo vería nacer a una superestrella salida de las calles de New York (en realidad de Bay City, Michigan), llamada Madonna. En esa fecha, hace 30 años, Sire Records, lanzó su disco debut “Madonna”. El álbum llegó a vender más de 10 millones de copias a nivel mundial e incluyó cinco sencillos, entre ellos los hits “Holiday”, “Lucky Star” y “Borderline”. Detrás de la consola de grabación estaba el productor Reggie Lucas, quien ya era exitoso por trabajar con Lou Rawls, Stephanie Mills, Phyllis Hyman y Roberta Flack, entre otros. Más tarde, Madonna traería al DJ “Jellybean” Benitez para asistirla en el proceso.

En los años que siguieron al lanzamiento del disco, Madonna se ha convertido en un nombre, en una de las artistas más influyentes en el mundo de la música y en una fuente de controversias, incluyendo sus colaboraciones. Hablé con Lucas sobre como fue grabar con Madonna, sobre qué tiene ella como artista, y sobre quién cree él que debería tener crédito por el lanzamiento de una de las artistas pop más grandes de la historia.

Tu base es primeramente como artista de R&B y Jazz. ¿Cómo ha influído eso para crear las canciones de Madonna? Porque ella era un tipo diferente de artista.

Bueno, ella era una artista blanca ¿no? (risas). Eso fue lo primero que la hizo diferente. Cuando llegué al disco de Madonna, llegué con dos cosas. Lo primero, es que vine con mucho éxito y con una base sólida como productor de hits en el mundo del R&B pero también tenía las cualidades de un guitarrista y compositor de rock. Madonna simplemente fue la primera posibilidad que tuve de hacer algo diferente a mis intereses musicales. No puedes hacer el disco de Madonna para Phyllis Hyman. No puedo crear música de Milles Davis para Roberta Flack. Miles es el lugar en donde todo sale de mi sistema y ahi está la belleza.

Así que fue mezclar todo con mis bases musicales. El primer disco de Madonna fue en realidad un híbrido de sus intereses y los míos. “Physical Attraction” fue nuestro punto de inicio en ese estilo. Funcionó bastante bien y ella comenzó a moverse buscando su carrera y sonido.

¿Cómo funcionó la dinámica en el estudio?

Cuando llegamos al estudio, ella tenía mucho material que había compuesto en colaboración con otras personas en el curso de la firma de su contrato con la compañía. Cuando nos conocimos, “Everybody” estaba a punto de ser lanzado y ella ya había escrito “Lucky Star”. Mi rol siempre había sido como productor y compositor creativo. Junto a James Mtume generalmente escribimos gran parte del material que luego producimos para Stephanie Mills, Phyllis Hyman y otros artistas. Así que eso es lo que terminé haciendo para Madonna. Podía escribir canciones y preguntarle ¿Qué opinas de esto?. “Physical Attraction” y “Borderline” fueron hechas específicamente durante el proceso del disco y para ella. No eran demos que yo tenía por ahí.

Con Madonna teníamos una enorme libertad. Nadie nos decía como tenía que ser el disco. Pienso, viendo hacia atrás, que eramos felices de estar en un tiempo en donde la compañía discográfica tenía un papel tan pequeño en cuanto a la supervisión creativa. Nuestro proceso era muy independiente.

¿Tenían una rutina planeada para seguir durante todos los días en el estudio?

Durante las grabaciones, Madonna era diligente, fue una muy buena experiencia. No era el tipo de artistas en los que tienes que salir a buscarlos. Ella quería ser exitosa. Ella estaba siempre presente cuando se la necesitaba. Yo solía estar a cargo así que siempre estaba en el estudio con las cosas listas. Me aseguré de que las cosas fueran suaves para ella, de manera de que el proceso de estar en el estudio fuera transparente. Ella llegaba muy enfocada en su música y actuaba como tal y me ayudaba a enfocarme a mi también. Los músicos con los que trabajábamos eran chicos con los que trabajé durante años. Grabamos en el Sigma Sound Studio, un estudio al que conocía hace años también. Ella trajo mucha gente buena. Fue muy cómodo hacer ese disco.

Usamos muchos sintetizadores y percusión eléctrica. Esa fue la primera vez que grabé un disco con percusión eléctrica. Fue una gran transición para mi. Usamos los sintetizadores Moog y Arp y esa era una gran tecnología en ese tiempo. Le dio a la música un nuevo sonido. Madonna era una artista que sabía lo que quería, pero no era productora. Así que era mi responsabilidad crear un sonido para ella. Ella estaba allí interactivamente. Si había algo que no le gustaba, lo decía y yo lo cambiaba. Lo gracioso que sucedió durante la grabación es que cuando entramos al estudio establecimos una especie de sonido de bajo eléctrico como su sonido clave. Y ella lo mantuvo por mucho tiempo.

¿Fue mucho el desafío de trabajar con poco presupuesto y lanzar una artista para una nueva compañía como Sire?

Había poco presupuesto para el disco, pero no fue difícil en absoluto. Sire no era una compañía nueva. Era una compañía independiente que fue adquirida por Warner Brothers. Ya tenía un enorme éxito con la movida Punk de Inglaterra y la música Dance. A veces las cosas solo fluyen. El disco de Madonna fluyó. Michael Rosenblatt estaba siempre presente, era genial, un verdadero profesional. El sabia como ser el director artístico de una compañía. No interferería pero tampoco estaba demasiado lejos como desconocer lo que sucedía. Probablemente, Michael es un héroe en el lanzamiento de la carrera de Madonna.

Aunque no se crea, Warner Brothers tenía muy poco interés en Madonna cuando recién firmaron el contrato. Decían que Madonna es la nueva artista blanca que quería cantar como negra. Así que lo que hicieron fue enviarla a las estaciones radiales de música negra cuando su disco recién salió y fue así como la promocionaron al principio. La trataban como una cantante negra. Creo que la vislumbraban como Teena Marie. Madonna tenía un intenso interés en la música negra, pero no era Teena Marie. Ella era algo diferente. Pero lo hizo, y fue a las estaciones de radio negra y lo superó. Frankie Crocker pasaba sus discos en New York.

Cuanto te diste cuenta de que Madonna estaba siendo dirigida hacia una audiencia negra, eso explicaría porqué “Physical Attraction” y canciones como esas estaban en lo más alto del ranking Billboard de singles de música negra.

Uno no puede inventar una cosa así. Warner realmente no sabía que hacer con ella. Había algo con Madonna que tenía que ver con su personalidad. Ella lucía como una rockera punk para muchas personas. Cuando la gente en las compañías discográficas, abogados, y representantes vieron por primera vez a Madonna antes de convertirse en estrella, muchos no le daban el visto bueno. Pensaban que ella era demasiado loca y extraña. Siendo un ser humano, yo no pienso de esa manera. Yo creía que ella era cool y diferente. No sabía que se convertiría en una gran estrella, pero si pensaba que tenía algo valioso para decir y que yo podría ayudarla con eso. Warner Brothers no lo entendió al principio, pero sí lo hizo Michael Rosenblatt.

Cuando ella despegó, hubo una inmediata y masiva movida para establecer negocios con ella. Al comienzo, era esta pequeña artista blanca a la que Frankie Crocker pasaba en la radio junto con algunos Djs en San Francisco. Y luego ella comenzó a crear todo ese alboroto. Entonces la gente en la disquera comenzaron a verla con otros ojos. La saludaban e inmediatamente su situación dio un giro completo y la recibieron los brazos abiertos.

Mucha gente piensa que otros productores famosos han lanzado la carrera de Madonna. ¿Qué piensas de eso?

Con los años me he negado a referenciarme como alguien que ayudó a lanzar la carrera de Madonna porque no soy una persona que disfrute de discusiones negativas. Pero lo que diré es que en el ascenso de Madonna hacia la fama y fortuna, muchos dicen “yo lancé a Madonna”. Si hablo con gente actualmente, digo que yo fui el primer productor de Madonna. Yo produje seis de los ocho temas de su primer disco. Y diría que nueve de diez veces la respuesta era: “¿Si? Pensé que había sido Jellybean”. Pero Jellybean no lo hizo. Él hacía remixes y nosotros no teníamos tiempo para hacer remixes. No era algo en lo que me interesaba hacer. En algún punto entre publicistas y relaciones personales apareció este chico.

Yo era muy tradicional y probablemente, un poco inocente en ese entonces, pero comencé a trabajar para Billy Paul. Billy y su esposa Blanche fueron como unos padres para mí. Me tomaron bajo sus alas. Yo era pequeño, me cuidaron y me guiaron por el camino. Me apoyaron mucho. Ahí me uní a la banda de Miles Davis y él me introdujo en el mundo del Jazz. Toqué en los mejores lugares del mundo y me hospedé en los hoteles más lujosos. Miles era como un gran padre para todos en la banda. Uno tenía reconocimiento. Eras un miembro de su banda. Cuando trabajé con Roberta Flack, Stephanie Mills o Phyllis Hyman la gente decía: “Oh tú produciste ese disco. Hiciste un buen disco para Stephanie Mills y la llevaste de no vender nada a ser Disco de Oro. Te llamaban para trabajar. Te trataban mejor”.

Así que ese disco de Madonna fue mi primera y peor introducción con la idea de que uno no puede tener una continuidad con alguien con el que has tenido éxito. Me molestó por completo. Ahora no tanto, ya que pude comprender un poco mas. Uno se cansa de escuchar durante toda una vida que alguien se lleva el crédito por un trabajo que hizo uno. Jellybean produjo “Holiday” y remezcló un par de temas, pero remezclar temas para la radio no es lo mismo que producir uno de los mayores actos de la música pop de los ochentas. Por ejemplo, en Wikipedia se puede leer esa distorsión de la historia. Mis hijos encontraron esa información y lo corrigieron. Creo que nunca nadie salió a aclarar todo eso. Y Madonna ciertamente no ayudó en nada. Creo que si fuera por ella, no hablaría del tema con nadie. En el fondo creo que la manera en que Madonna siempre se ha referido a mi, fue como un simple productor de R&B. Hay dos cosas que me disgustan de eso. Lo primero es que tratarme como un productor de R&B es como subestimarme, como si fuera una cosa menor que ser un productor de pop o rock. Lo segundo, es que yo no hice un disco de R&B para ella. Hice un disco pop del mayor nivel. Así que la manera en la que ella me subestima al decir que soy sólo un productor R&B es ofensivo en varios aspectos para mi.

Es doloroso porque no logro entender. Hice lo mismo que hice siempre. Llegué y trabajé incansablemente para apoyar a mi artista y que pudiera despegar. Todos, menos ella, decían que les había gustado el disco y que podríamos hacer otro. Entre Madonna y Jellybean trataron de demostrar que el disco no era bueno. Fue como si me hubieran despedido o algo así. No fui despedido. Yo hice el disco y lo saque, luego ellos lo tomaron y lo lanzaron como propio y vendió miles de copias. Y todo el mundo intentó sacar partido de eso, porque era un éxito.

Háblame del proceso de crear alguna de las canciones del disco.

Con respecto al proceso del disco, yo escribía las canciones y las grababa en un pequeño casette conmigo cantando y yo no sé cantar. Le preguntaba a Madonna que le parecía y ella decía “Si, está bien, hagámoslo. Suena cool”. Yo hice los demos para “Physical Attraction” y “Borderline” y ella trajo sus demos al estudio. Hicimos lo que hicimos. Probablemente el más interesante fue “Lucky Star”. Si oyes el demo original de esa canción, verás que es lo mismo pero con sutiles diferencias. Realmente pusimos mucha energía creativa en ese tema y salió maravilloso. Tengo que decir que Madonna era genial trabajando en el estudio. Realmente trabajó. Era una persona creativa y eso fue una de las tantas razones por las que me decepcionó no estar involucrado en proyectos siguientes. De hecho, ella escogió a uno de mis mejores amigos, Niles Rodgers, para realizar su próximo disco. Ella no pudo escoger a alguien mejor.

Siempre tengo un proceso algo casual para hacer canciones, pero con cierta formalidad. Algo heredé de como Miles Davis solía trabajar. Así que llegamos y las canciones eran simples, no requerían mucho para estar en los rankings. Yo escribía algo en las partituras, pero los músicos eran tan buenos que se las aprendían rápidamente. Las usaban como patrones para tratar de encontrar lo que estábamos buscando hacer en el estudio con las canciones. Tomé muchas decisiones creativas, agregué cosas, saqué otras. No estábamos jugando. Creo que esa es la clave.

Cuando haces un disco pop, no deseas que suene estéril. Quieres llevar algo de esa excitación de improvisación que tiene el jazz pero sin los 15 minutos de solo de saxofón. No puedes poner un solo de saxofón de 15 minutos en un disco de Madonna. Pero debes encontrar la manera de tener ese sentimiento y de que funcione. Al ser miembro de una banda como guitarrista siempre me ha ayudado para comprender lo mucho que la música funciona desde el punto de vista de la producción. Uno ya sabe cuando la música está funcionando porque lo ves en el momento que ocurre. Siempre sentí que estaba en el nivel de energía, precisión y crispación del ritmo. Y esa es la clave en muchos discos.

Cuando miras 30 años atrás, ¿Qué sientes sobre el impacto que el disco tuvo en la cultura popular luego de que sea lanzado? Es reconocido como uno de los discos pop más importantes de los 80s.

Pienso que mucha gente involucrada en el mundo del espectáculo tiene una tendencia a tomarse las cosas con demasiada seriedad. Yo hice un gran disco, que gustó a muchísima gente. Y eso es lo que quería hacer. Se supone que debe ser el reflejo de un buen trabajo. No creo que haya cambiado la forma de vida en los Estados Unidos, pero sí pienso fue un buen disco.>>


5 comments on “THE PRODUCERS: REGGIE LUCAS

  1. Pingback: 005: EL DEBUT – THE M MAGAZINE

  2. Pingback: ENTREVISTAS: “REGGIE LUCAS Y LA GUERRA DE EGOS”

  3. Pingback: MUSIC: “BURNING UP” – SINGLE – THE M MAGAZINE

  4. Pingback: MUSIC / SINGLE: “BORDERLINE” – THE M MAGAZINE

  5. Pingback: MUSIC / SINGLE: “LUCKY STAR” – THE M MAGAZINE

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: