PERSONAL LIFE

EVENTOS: FIESTA CON ALMODOVAR

El 26 de julio de 1990, la noche previa al debut de Madonna con su “The Blond Ambition Tour” en el estadio Vicente Calderón, el afamado director de cine Pedro Almodóvar organizó una fiesta para agasajar a Madonna en el “Hotel Palace” de Madrid. Entre los invitados estaba toda la troupe de Almodóvar, entre Alaska, Bibiana Fernández, Rossy de Palma, Antonio Banderas y Manuel Bandera. Vestida con una camiseta “Pucci” y unos shorts de jeans, Madonna ignoró a todas las mujeres de la sala, se dedicó a flirtear con Antonio Banderas, del que se había enamorado (o eso repetía cada vez que tenía ocasión) viéndolo en pantalla. “Siempre se ha fabricado muy bien a sí misma y por aquel entonces lo que le tocaba era ser insolente”, recuerda Bibiana Fernández. “Eso se manifestó en mostrar un enorme interés por los hombres que estaban presentes en la sala y comportarse como si las mujeres que estábamos allí no existiéramos. Ni nos miró”. La pose no le salió del todo bien: Madonna se encontró con que Banderas estaba casado. De hecho, una escena de “Truth or Dare” la muestra conociendo a Ana Leza, señora de Banderas por aquel entonces, que le lanza un beso envenenado desde otra mesa. A continuación, nuestra estrella se va al baño para echarse a llorar. “¡Está casado!”, se lamenta ante sus coristas Niki Harris y Donna DeLory; “Pero dicen que en España eso no importa para acostarte con un hombre… Menos mal que no vivo aquí”.

Madonna no causó muy buena impresión entre los asistentes de la fiesta, además de hacer de cuenta de que las mujeres presentes ni siquiera existían y dedicarse a coquetear con Banderas delante su esposa, la cantante no quiso comer la comida vegetariana que había pedido especialmente, “cómetala tú” dijo de mala manera a la cantante Alaska que estaba a su lado. Madonna se dirigía unicamente hacia Pedro Almodóvar y pedía que le enseñara frases groseras e insultos para poder decir en su concierto al día siguiente. Alaska coincide con Bibiana: “Si ella es realmente como se mostró, es un asco. Y si hacía un papel, era un papel muy desafortunado”. Otra de sus gracias fue arrojar un abanico a un bailarín negro y pedirle que se lo devolviera al grito de “Fetch!”, como se le pide en inglés a los perros que recojan algo.

Continúa Alaska: “el que era encantador era su hermano, Christopher Ciccone. Hablé con él de Frida Khalo, de Tamara de Lempicka… Estoy segura de que era él quien compraba las obras de arte, no ella. Ella no hablaba ni de cine, ni de arte, ni de música… no era capaz de mantener una conversación. Recuerdo que era la época de las ‘houses’, y ella bebía mucho de eso por aquel entonces, pero no decía nada del tema. Era una sábana en blanco. Cuando su hermano escribió aquel libro horrible sobre ella… No defiendo que un hermano haga algo así, pero no debía de estar muy desencaminado”. Almodóvar no se explayó demasiado sobre aquella fiesta en los medios, pero muchos años después, durante la rueda de prensa de presentación de “Los abrazos rotos” en Madrid, se despachó a gusto sobre el tema: “Madonna nos grabó para su peli (el mencionado documental), la muy choricilla. Y estaba todo el rato pidiéndome el teléfono de Antonio Banderas, porque se lo quería tirar. Pero yo nunca se lo di”.


0 comments on “EVENTOS: FIESTA CON ALMODOVAR

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: