PERSONAL LIFE

LA BODA CON GUY RITCHIE


MADONNA Y EL DIRECTOR INGLÉS DIERON EL “SÍ” EN UNA EXCLUSIVA E INTIMA BODA EN UN CASTILLO DE ENSUEÑO EN ESCOCIA.


22 DICIEMBRE 2000 – Southland; ESCOCIA

El frio diciembre de las tierras altas de Escocia, fueron el escenario escogido por la reina del pop para dar el sí por segunda vez. Madonna y Guy Ritchie se casaron en una lujosa e íntima ceremonia en la zona de Sounthland, cerca de la localidad de Dornoch, justo al día siguiente del bautismo de su hijo de cuatro meses, Rocco Ritchie, en la antigua catedral de dicha localidad. Guy Ritchie, diez años menor que Madonna, le propuso matrimonio el día del cumpleaños de la cantante, el 16 de agosto y luego de que naciera su primer y único hijo. Madonna dio el sí encantada, cerrando de esta manera y con broche de oro, una rápida pero muy intensa relación amorosa. Los preparativos comenzaron de inmediato y fue la misma Madonna quien se encargó personalmente de todos los detalles de una ceremonia que estaría plagada de las tradiciones escocesas de su futuro esposo.

Recordemos que Madonna se casó por primera vez con el actor Sean Penn, en agosto de 1985 en una caótica y casi desastrosa ceremonia en Malibú que incluyó cientos de paparazzis y periodistas subidos a los árboles y sobrevolando el lugar en helicóptero. Madonna y Penn estuvieron casados hasta 1989 cuando fue oficializado su divorcio. Para esta boda, con el director inglés Guy Ritchie, con quien mantenía una relación desde 1998, Madonna quiso que todo saliera a la perfección y que la prensa no arruinara su gran día por una fotografía exclusiva. Para esto, la diva contrató un servicio de seguridad privada de más de 200 efectivos que rodearon el lugar en donde se realizaría el evento. La información sobre la fiesta se mantuvo en el modo más confidencial, de hecho, para evitar indiscreciones, no se repartieron invitaciones, sino que fue Madonna quien llamó telefónicamente uno por uno a sus 55 invitados para confirmar asistencia al evento.

Para el evento, se alquiló el antiguo Castillo de Skibo, cercano a Dornoch, un edificio del siglo XIV construido sobre un antiguo emplazamiento vikingo y todas sus instalaciones que abarcan más de 3000 hectáreas. El lugar fue reservado durante 5 días no sólo para la feliz pareja sino para todos sus invitados quienes se hospedarían en el lugar para participar de tres eventos organizados para la ocasión (uno de ellos fue el bautismo de Rocco Ritchie el día anterior). Durante toda la estadía, Madonna, Ritchie y sus invitados realizaron varias actividades como caza, meriendas y comidas, todas dignas de una boda de realeza. Entre los exclusivos (y pocos) invitados se encontraban: la familia de Madonna, como su padre Anthony Ciccone, su esposa Joan, su hermana Melanie Ciccone y su marido, el compositor Joe Henry (con quien Madonna compuso “Don’t Tel Me”) además de varias celebridades amigas como la actriz Gwyneth Paltrow (quien sería Dama de Honor), la diseñadora Stella McCartney (testigo de Madonna y encargada de su espectacular vestido), también citamos a Sting y su mujer Trudie Styler (quien habría presentado a la pareja en 1998), el actor y amigo íntimo de Madonna, Rupert Everertt, George Clooney, Robbin Williams, Brad Pitt y Donatella Versace, Pierce Adams y Matthew Vaughn (quienes fueron Caballeros de Honor del novio) entre otros.

La ceremonia fue llevada a cabo por la Ministra de la Iglesia de Escocia, la pastora Susan Brown, quien también habría bautizado a Rocco el día previo. Según se informó por algunos periódicos, la reverenda habría recibido una serie de cartas anónimas amenazantes ya que ciertos fanáticos protestantes se negaban a que Brown casara a Madonna, quien era una ferviente practicante de la kabbalah. Madonna ingresó a la capilla del castillo del brazo de su padre, Tony Ciccone, luego de que su hija Lourdes de cuatro años recorriera el pasillo dejando un rastro de pétalos de rosas blancas, al son de la música de la gaita y la pianista francesa Katia Labeque. Guy Ritchie, esperaba en el altar vistiendo una típica falda escocesa o kilt con el escudo de su clan Mackintosh, chaqueta de lana de Alfred Dunhill, camisa blanca y corbata al tono. Al igual que en el bautismo del pequeño Rocco, Sting entonó el Ave María al ingreso de la novia. Luego de la ceremonia, todos los invitados se dirigieron a los salones del castillo para disfrutar de una exuberante cena que incluía salmón ahumado, ternera Angus, mejillones, langostinos y haggis (plato típico a base de oveja) y un show de ceilidh, una fiesta tradicional con canto, música y baile típicamente escocés. Más tarde, la gente se trasladó hacia otro salón en donde se instaló una discoteca para disfrutar del baile a cargo de la DJ Tracy Young venida exclusivamente desde Miami. Para el baile, Madonna se cambió su vestido de novia por uno más cómodo de Versace, mientras que para la recepción, usó un vestido de Jean-Paul Gaultier. Según se rumorea, la pareja entregó a sus invitados elegantes prendas de cachemir con un costo mayor de U$S 25.000. Luego del evento, Madonna y Guy Ritchie se dirigieron para pasar su luna de miel a la Mansión Tudor de Sting ubicada en Wiltshire. La boda de Madonna y Ritchie, está considerada como una de las más caras de aquel momento, con un costo total de más de U$S 2 millones.


EL VESTIDO DE MADONNA

El vestido de Madonna, que costó más de U$S 50.000, estuvo a cargo de su amiga, la diseñadora Stella McCartney y consistía en un vestido largo de seda en color marfil con bordados de piedras y cristales compuesto por corset sin tirantes y falda; completaba el estilo, un tiara y un impresionante velo de tul y encaje blanco trabajado artesanalmente y extremadamente antiguo, una verdadera joya. La tiara estaba compuesta por 765 diamantes de talla antigua de 78 k, una antigua pieza eduardiana que data de alrededor de 1910, comprada por Madonna por U$S 250.000 en la Casa Asprey de Londres. La pieza se compone de líneas y pergaminos de siete guirnaldas florales graduadas conectadas en la parte superior mediante festones florales oscilantes y en la base mediante pergaminos ornamentados y se puede convertir en un collar quitando las piezas superiores.

Luego del evento, Madonna puso la tiara en subasta para “Jewels for Charrity” de la Fundación Kazanjan, quien estaba trabajando para recaudar fondos para “Rebuild the Sould of America” y para ayudar a la gente de New Orleans luego del huracán Katrina. En marzo del 2016, la tiara fue expuesta en la apertura de la muestra “Madonna Moments” en Australia que incluía varias piezas icónicas de los estilos de la cantante.


PRENSA


0 comments on “LA BODA CON GUY RITCHIE

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: