FOTOS

PORTFOLIO: DEBORAH FEINGOLD

Luego de graduarse del “Emerson College” a principios de los setentas, Deborah Feinglod comenzó a enseñar fotografía para los más jóvenes en un reformatorio de Boston, reafirmando su creencia en el poder de la cámara como una herramienta de expresión y comunicación y de esta manera sentando las bases de una larga carrera fotografiando a nombres prominentes en Estados Unidos.

deborah_feingold_2104_hi_res

Feingold se mudó a New York en 1976 donde su relación con un músico de jazz la llevó a adoptar una aire de improvisación en su fotografía y a obtener su primer gran trabajo: fotografiar al ícono del jazz Chet Baker para la disquera Artist House. Su trabajo con Baker y con otros artistas de la compañía llamaron la atención de la revista “Musician” quien la contrata inmediatamente para trabajar como pasante de la sección de música.

chet_baker
Chet Baker

Convirtiendo su pequeño departamento en estudio de fotografía (su baño servía de sala de revelado) y lanzándose a las impredecibles calles de New York, Feingold capturó inolvidables imágenes de algunos de los nombres más legendarios del mundo de la música desde BB King, James Brown, Bono, Madonna, REM o Pharrell La increíble habilidad de Feingold de poner casi inmediatamente a sus artistas en una atmosfera de intimidad y honestidad se convirtió en su marca registrada. A lo largo de su carrera sus fotografías aparecieron en publicaciones como Rolling Stones, Newsweek, Time o The New York Time, además de infinidad de discos y libros. Los retratos de su catálogo es una colección de íconos culturales, sociales, políticos, y del espectáculo.

Para 1983, Madonna ya era una cantante reconocida, nadie sabía en lo que se convertiría después pero su actitud desenfada y determinación demostraban que esta joven cantante pop tenía algo que la hacía salir por sobre el resto. Deborah quiso trabajar con la joven y así relata su historia en una entrevista para la revista Billboard:

«Yo vivía en un apartamento de una habitación en el West Village y tenía un recipiente con goma de mascar y unos chupetines. No hablamos prácticamente salvo una «ponte así, ahora de esta forma». No había ni estilista de cabello, ni maquilladores, ni vestuario. Solo éramos dos mujeres de trabajo. No tuve que convencerla de nada. Ella y yo trabajamos todo el tiempo. Le di a ella lo que necesitaba, ella me dio lo que yo necesitaba y luego se levantó y se fue. Nunca volví a verla otra vez.

Yo quería fotografiarla y «Musician» (la revista) no lo estaba cubriendo , así que llamé a David Keats en aquel entonces quien era el editor de «Star Hits» y le dije: «¡David de verdad quiero fotografiarla!! Y la reacción de el fue «OK», así era como se arreglaba todo en aquellos días. ¿Te imaginas? «¡Oh, David quiero fotografiarla!» Yo había hecho otros trabajos para Warner Bros, entonces sabía que no iba a ser algo imposible de alcanzar”.

En la entrevista con Boston Globe se le preguntó por qué las tomas que hizo con Madonna marcaron un punto y aparte, a lo cual Feingold comentó:

«No tengo explicación para eso. Solo fue una sesión que duró veinte minutos en mi departamento que era tan pequeño que todo los muebles estaban amontonados, incluyendo la cama, la mesa y las sillas. Yo ya estaba preparada. Tenía un asistente. Ella vino con Liz Rosenberg, quien era su agente de publicidad. Su maquillaje ya estaba listo. Yo tenía un recipiente con chupetines y goma de mascar. Todo era muy simple. Utilicé cuatro rollos fotográficos y en cada toma ella se cambiaba. Era como una danza y yo una buena seguidora. Yo tenía la habilidad pero ella lo manejaba. Veinte minutos después, sabíamos que había finalizado y ella se fue. Ella era una mujer de trabajo y yo estaba allá para trabajar y eso es lo que se vio.»

Cuando se le preguntó por qué creía que la foto de Madonna se volvió una de las más icónicas, Feingold contestó:

«No lo se por qué terminó teniendo ese impacto. ¿Fue porque era de principiante? ¿Era la Madonna que todos querían ver antes de volverse famosa? Es tan interesante para mi como lo es para cualquier otra persona.»>>

En diciembre de 1984 se publica la revista «The Quiet Storm» de origen inglés, incluyendo en su portada una fotografía de Feingold.

14310889_1202413199830438_985345270_n

En 1985, otra fotografía de Feingold de la sesión del «chupetín» fue utilizada para ilustrar la tapa del libro «Lucky Star» de Michael McKenzie, el primer libro de la historia de la carrera de Madonna.

PORTFOLIO:

 MUESTRA DE FEINGOLD: «MADONNA NY 80S»

feingold_001

El 30 de septiembre del 2014, la editorial Damiani, realiza la primera antología de retratos de la fotógrafa Deborah Feingold, titulado “Music”. El libro recorre casi cuatro décadas de trabajo e incluye más de 75 retratos de superestrellas como Madonna, Prince, Mick Jagger, Phillip Glass, Chet Baker James Browns, Alicia Keys, Pharrell Williams entre otros.

Simultáneamente la primera exhibición de Feingold se llevó a cabo mostrando las fotografías que aparecen en el libro, el 1 de octubre de 2014 en la galería Mr. Musichead en Los Angeles.

Mientras que una exhibición dedicada exclusivamente a las fotografías de Madonna, titulada “Madonna New York 1980” se realizó en la galería Ono Arte Contemporanea en Bologna en Italia desde el 18 de septiembre al 31 de octubre de 2014.

debora_feingold_music_003
Libro «Music» publicado en 2014

deborah-feingold-event-6-11-2015
Flyer de la exposición de Feinglod en Los Angeles.

debora_feingold_music_002debora_feingold_music_001

BOOKS: «MUSIC»

Durante estas tres décadas los retratos de la fotógrafa Deborah Feingold están llenos de personalidad, simplicidad y elocuencia. Sus retratos de figuras varían desde íconos musicales, actores famosos, autores premiados, nominados al Nobel y presidentes y han aparecido en revistas como Rolling Stones, GQ, Time y numerosas otras publicaciones. Este volumen concentra el trabajo de Feingold sobre estrellas de la música como Mick Jagger, Madonna, Pharrell Williams, Bono, Prince, Keith Richards, Chet Baker, James Brown, Joey Ramone o Cyndi Lauper, y bandas como The Replacements, The Beastie Boys, REM entre otras. El critico de música y ganador de Grammy Anthony DeCurtis escribió el prólogo y alaba esta colección por mostrarnos a estos artistas icónicos “no como celebridades y ni siquiera como artistas, sino como personas”. DeCurtis dijo además que estas fotos “no son el resultado de conceptos pensados, su fascinación e intriga emergen de la vida cotidiana de estos artistas”

«Music» fue editado por «Damiani Publishing» el 30 de septiembre de 2014, contiene 108 páginas y viene en formato tapa dura. Se puede encontrar en Amazon por aproximadamente U$S 30.


1 comment on “PORTFOLIO: DEBORAH FEINGOLD

  1. Pingback: “MUSIC” | THE M MAGAZINE

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: