MUSIC

ALBUM REVIEW: “RAY OF LIGHT”



Puntuación: 4 de 5.
02 ABRIL 1998
por Rob Sheffield

Ella queda embarazada, pero vuelve a bajar: conoce a la nueva Madonna, la Madre química. “Ray of Light” es su lista de maternidad, así como su baile avant-white, montando la dirección de la ola con su nuevo colaborador de U.K. el maestro William Orbit. Ella tampoco es exactamente sutil al respecto. En solo la primera canción, “Drowned World / Substitute for Love”, Madonna lanza loops de batería trip-hop, junglas compartidas, muestras de cuerdas y pitidos de computadora sin sentido (muchos de esos). Ella muestra todas estas baratijas de su costosa colección de trucos electrónicos como si estuviera desempacando sus bolsas de compras después de un día en los centros comerciales y ni siquiera le importa si chocan. “Drowned World” suena ruidoso, de mal gusto y ridículo, pero le permite a Madonna hacer lo que mejor sabe hacer: lucirse.

“Drowned World” es una introducción perfecta al rayo de luz en todas sus contradicciones: Madonna canta sobre cómo la maternidad la rescató de la vida sin sentido de las celebridades, mientras que la música celebra de manera estridente los vulgares excesos de la fortuna y la fama. Pero más concretamente, es una gran canción, y Nuestra Señora no ha reunido tantas canciones que valgan su tiempo desde “Like a Prayer” de 1989. Hasta ahora, en los noventa, Madonna ha dejado que su música crezca mucho en concepto, corta en emoción. Sus álbumes recientes tuvieron sus momentos, pero eran demasiado abstractos y fríos para sonar como la Madonna de “Angel” o “Cherish”. Madonna y su banda sonora, bueno, recordó esos episodios tardíos de Laverne y Shirley donde dejaron a Carmine Ragusa cantar melodías. Fue triste escuchar a Madonna cantar “Don’t Cry for Me Argentina” en la radio que una vez gobernó, volviendose humilde como una Celine Dion más bajita.

Como álbum de baile experimental, “Ray of Light” es bastante inútil. William Orbit no conoce suficientes trucos para llenar un total de 400, por lo que se repite algo feroz; el tic más molesto es el botón de una nave espacial que presiona un pitido que él compulsivamente de canción en canción. Pero como se trata de un álbum de Madonna, los efectos de sonido rinky-dink de Orbit tienen un encanto definitivo; La sutileza nunca ha sido su amiga, y los sobrecargados Sonics de Vector Madonna ayudan a sacar música apasionante de su concepto de maternidad. Algunos fanáticos temían que la maternidad la suavizara, aunque aquellos de nosotros con las mamás católicas no estábamos demasiado preocupados. Pero es positivamente feroz en las tres primeras pistas. “Drowned World”, “Swim” y “Ray of Light” se deslizan por el mismo ritmo sinuoso de medio tiempo, decorado con una sorprendente cantidad de guitarra rock al estilo Oasis y demasiados ruidos de sintetizador llamativos, mientras Madonna hierve con la pasión disco que ha estado demasiado genial para molestarse últimamente. Ella alcanza picos similares a lo largo del álbum, especialmente la melancolía ártica de “Frozen” y la canción de cuna espacial y absolutamente convincente para su hija, “Little Star”.

A pesar de su errático brillo, el rayo de luz tiene muchos momentos lentos. Madonna Madonna todavía no ha desaprendido sus lecciones de canto, lo que significa que su dicción puede volverse extremadamente remilgada; en “Drowned World”, enuncia la palabra amantes como si nunca hubiera conocido a ninguno. Ella sigue predicando sobre su nueva conciencia espiritual, y aunque yo estaría feliz de quedarme quieto para recibir el consejo de inversión de Madonna, ella prefiere dejar las verdaderas matemáticas sobre el karma y el destino, donde su experiencia es un poco más inestable. “Sky Fits Heaven” toma el texto de un anuncio de Gap, que es al menos un lugar interesante para buscar los secretos del universo, pero “Shanti/Ashtangi”, donde el verso de la banda de Madonna del Yoga Taraval, suena fácil aquí en el mundo material, especialmente porque a pesar de todos los falsos adornos indios, suena como la versión de Devo de “Trabajar en las minas de carbón”. Madonna gasta mucho del blanco ralentizando el tiempo en su búsqueda de Dios, pero Dios probablemente prefiere “Into the Groove”, al igual que el resto de nosotros.

“Ray of light” no es exactamente el regreso musical triunfal por el que sus fans oraban. Ella no ha recuperado su genio para el gancho pop grueso y lineal y la Madonna de los ochenta de ritmos de alta energía y bravuconería sabia se ha ido para siempre: ese espectáculo se acabó, di adiós. En cambio, el rayo de luz resume lo mejor que podemos esperar de Madonna en esta fecha tardía, demasiado artístico, ocasionalmente pegadizo, confuso, de segunda mano, exasperante y muy divertido a pesar de sí misma. No parece tener una idea clara de lo que quiere decir sobre la maternidad, aparte de que es el tipo de experiencia intensa que le sucede a una persona especial como Madonna. Pero eso es todo lo que se necesita para hacer que sus emociones fluyan y picos apasionados como “The Drowned World” y “Little Star” te recuerdan que durante todos los años que Madonna ha pasado persiguiendo el arte, la clase y la moda, la razón por la que todavía nos preocupan sus excentricidades es la emoción en su música; todo su encanto desesperadamente chic no puede ocultar su corazón de rock and roll. Todos ya nos hemos olvidado del libro “Sex”, el anillo de la nariz, el diente de oro. Pero siempre nos desmayamos por la chica italiana enamorada que cantó “Crazy for You”. Puedes escuchar esa voz en un rayo de luz.


0 comments on “ALBUM REVIEW: “RAY OF LIGHT”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: