PERSONAL LIFE

BIO: «ADIOS AL CLUB»

En 1980 llegaría el momento de la segunda formación de “The breakfast Club”. Para empezar, Angie Smith había sido reemplazada por Gary Burke, un poco por pedido de Madonna quien sentía que Angie le quitaba protagonismo, y otro poco, por la misma Angie que no estaba tan dedicada al grupo. Junto con Gary Burke en el bajo, llegaría un amigo de colegio de Dan y Ed Girlroy, Mike Monahan, que era un excelente baterista. Así que Madonna fue desplazada de la batería (cosa que ella deseaba profundamente) y comenzó a ser promocionada al frente del escenario tocando el teclado. En esta nueva posición, la joven comenzó a tener un poco más de control y decisión en la banda. En cada actuación Madonna, Ed y Dan cantaban 3 canciones cada uno; sin embargo, la joven presionaba mucho para incluir más material suyo y las peleas con los Gilroy comenzaron a ser cada vez más frecuentes.

A pesar de tanta tensión, el grupo seguía avanzando y tocaban regularmente en clubes como “CBGB’s” o “Bo’Space”. Madonna daba todo en el escenario y hacía cualquier cosa para llamar la atención y quedar como la protagonista. Y lo lograba. Una noche un caza-talentos que la vio actuar, la llamó aparte y le dijo que para triunfar ella debía despegarse del grupo y lanzarse sola o al menos, convertirse en la líder. Gary y Burke estuvieron de acuerdo. Se generó un punto de quiebre en la banda, los ensayos seguían rutinariamente pero todo se había convertido en algo serio y sin diversión. Había tensión y estaba clara la formación de dos bandos: los Gilroy por un lado y Madonna, Burke y Mohanan por otro. La ruptura en el grupo en el grupo era inminente, pero Madonna también debía afrontar la ruptura con su novio Dan. Sin embargo, el final fue civilizado y Madonna y Dan siguieron incluso siendo amigos mucho después de su separación.

Madonna y Dan Gilroy antes de que ella dejara la banda en 1980

La nueva formación de tres: Madonna, Gary Burke y Mike Monahan, se mudaron inicialmente a una habitación alquilada por Monahan en Douglaston, allí continuaron los ensayos de la banda que ahora se hacía llamar “Madonna and the Sky”. Madonna compuso tres canciones solamente con su guitarra y grabó una cinta demo. Por ejemplo, “No Running in the City” y “All my Love” aparecen en un demo acústico de 1979 junto con versiones tempranas de “Simon Says” y “Love Express”; que luego serían rescatadas para “Emmy”. Además se encontraron tres instrumentales y dos tomas de una canción desconocida y sin nombre (información fue validada en la revista inglesa “Record Collector” de marzo de 2009). Debido a las constantes quejas de los vecinos, la banda tuvo que mudarse a otro lugar para seguir ensayando. Fue así como encontraron una pequeña sala de ensayos en un lugar dedicado exclusivamente a eso: “The Music Building”; éste era un edificio de 12 pisos con más de 69 salas de estudio, ensayo y grabación. Pero los problemas no tardaron en llegar. Los ensayos se complicaban y estaba sin rumbo. Finalmente Mike Mohanam confirmó que se iría de la banda así que «Madonna and the Sky» se quedó sin baterista. Fue así como a Madonna se le ocurrió llamar a su antiguo novio de Michigan, Stephen Bray, quien le había comentado que deseaba probar suerte en la música en New York y que justamente, era baterista. Para mediados de 1980, Stephen Bray viaja a New York para reencontrarse con su ex-novia y comenzar una nueva vida como músico.

La nueva banda comenzaron los ensayos que se llevaban a cabo en las salas de “The Music Building” inicialmente en la sala 604, la que compartían con otro grupo. Durante los ensayos, Bray notó que las aptitudes de Madonna como guitarra principal eran muy limitadas, así que decidieron contratar un nuevo integrante: un chico italiano llamado Vinny. Ahora con cuatro integrantes en la banda, se mudaron a dos salas mayores 1205 y 1207 ya que entre todos podían pagar el alquiler. Ante la falta de un lugar fijo para vivir, Madonna y Stephen Bray deciden instalarse definitivamente en las salas de «The Music Building». Madonna lo cuenta muy bien en el documental de VH1 “Madonna Rising”, debían acomodarse como podían y dormían entre los instrumentos y sintetizadores. Había un solo baño al final del pasillo de cada piso, así que la joven debía emplear grandes estrategias para poder higienizarse. A pesar de la poca comodidad, Madonna y Bray pasaron un tiempo de extrema creatividad en el lugar. Podían componer y ensayar a cualquier hora y de hecho lo hacían todo el tiempo.


Stephen Bray comenzó a insistir para que se cambiara el nombre «Madonna and the Sky». El grupo pasó entonces por varias opciones de nombre, primero fueron “The Millionaires”, luego se cambió a “Modern Dance”, hubo un momento en que se hicieron llamar “Emanon” que sería “No name” (“sin nombre”) al revés. Hasta que finalmente se decidieron por “Emmy” que era el apodo que Dan Gilroy le había puesto a Madonna. Como el nombre no cuadraba demasiado al resto de los integrantes, se definió por “Emmy and the Emmys” y así quedaron todos satisfechos. “Emmy” ensayaba y componía sin descanso en “The Music Building” mientras intentaban tener algunas contrataciones para actuar.

Para fines de 1980, Bray, poco conforme con el guitarrista Vinny, decide reemplazarlo por Bryan Syms, otro joven músico que alquilaba un estudio en el edificio. La banda quedó conformada de manera definitiva y comenzaron a presentarse en clubes de mala muerte por U$S25 logrando grabar un demo con cuatro canciones. En octubre de 1980, actúan en el club “Chase Park” ubicado en el N°599 de la calle Broadway y luego para el 11 de diciembre consiguen una contratación para el “Botany Club”. Parecía que las cosas habían comenzado a mejorar para «Emmy and the Emmys».

Aviso en «The Village Voice» para la actuación en el «Chase Park» en octubre de 1980. Al lado un aviso de la banda «Was (Not Was)» con la que coincidentemente, Madonna colaboraría años más tarde.

Madonna era bastante conocida en el ambiente underground de New York. Si bien aún estaba buscando su rumbo y la fama con la carrera musical llegaría más adelante, la joven oriunda de Detroit había logrado hacerse un lugar entre las cara conocidas de la noche neoyorquina. Uno de esos amigos o conocidos de Madonna fue el famoso Bleecker Bob, dueño de la conocida tienda de discos «Bleecker Bob’s Golden Oldies» ubicada en Greenwich Village. Bob había conocido a Madonna y sabía que era bailarina y estaba intentando formar una banda y lanzarse al mundo de la música. 

Fue así que una tarde de 1980, Bleecker Bob realiza una visita al afamado fotógrafo inglés Mick Rock (quien fotografiaba a celebridades del mundo de la música) y lleva con él a su joven y desconocida amiga Madonna. Rock quedó impactado por la desfachatez y la sensualidad de esta joven y a pesar de ser una completa anónima decide tomarle algunas fotos. De esta sesión solo una ha salido a la luz actualmente y precisamente desde la cuenta oficial de Mick Rock. El fotógrafo decide subir esta foto para recordar a su amigo Bleecker Bob quien falleció el 30 de noviembre. Esto fue lo que expresó: «estoy muy triste de saber que mi viejo amigo #BleeckerBob ha fallecido. No le he visto por varios años, pero en mis primeros tiempos en New York, él traía a mi estudio en Madison y 32, personajes interesantes que aparecían en tu tienda. Recuerdo el día que me trajo a una muy joven #Madonna en 1980. Ella era una completa desconocida entonces y era bailarina. La música llegó un poco más tarde. Tomé algunas fotos de ella, incluída esta que se hizo famosa con los años; luego no pensé más y hasta me olvidé de ella. No fue mi idea de que sacara la lengua, eso muestra de que jamás fue tímida o retraída. Bob fue uno de los personajes más únicos en New York. Lo extrañaremos mucho».


1 comment on “BIO: «ADIOS AL CLUB»

  1. Pingback: CATALOGO: “EMMY & THE EMMYS” – THE M MAGAZINE

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: